Mercado

HAndfasting

bendiciones bebes

ritos de paso
femeninos


ritos de paso
masculinos


ritos de transito

CONSTRUCCIÓN de
LABERINTOS


diseño de paginas web

 

SERVICIOS - CONSTRUCCIÓN DE LABERINTOS

Otro de los muchos servicios que ofrecemos es la construcción de laberintos.
Ofrecemos el laberinto en dos sistemas:


1.- La primera es el laberinto pintado en una tela con una medida mínima de 4 metros por 4 metros. Las medidas son variables dependiendo del ancho de los caminos.
2.- La segunda es el laberinto de piedra. Normalmente se construye en jardines o terrenos de arena. El camino se marca con piedras insertadas en la tierra y el interior queda libre. Como en el anterior las medidas son variables dependiendo el ancho de los caminos.


Si lo deseáis podemos bendecir los laberintos una vez construidos mediante un rito druídico.


Para consultar los precios mandar un email a rhiannonac@gmail.com y le mandaremos el presupuesto teniendo en cuenta:

  • Tipo de laberinto (Tela o Piedra)
  • Medidas del ancho de los caminos.
  • En caso de ser el laberinto de piedra:

 - Material deseado para la construcción y cantidad (Tipo de piedra).
 - Pintura ecológica (Solo si se desea remarcas los caminos).
 - Tipo de terreno (Terrenos arenosos, terrenos con gran cantidad de piedra…).
 - Otros (Si deseáis que añadamos otras cosas al laberinto que no ofrezcamos aquí).


En el presupuesto le informaremos del tiempo que nos llevará construir el laberinto.


img1

img2

Un poco de historia del laberinto:


“En el laberinto, uno no se pierde, se encuentra.
  En el laberinto uno no encuentra al monstruo ajeno, se encuentra a sí mismo.”

Es uno de los símbolos más antiguos de la humanidad. El laberinto primigenio siempre ha tenido en esencia la misma forma.


A partir de una cruz van surgiendo los caminos entrelazados. Conduce hacia dentro y hacia fuera, siempre es de entrada y salida y se dirige hacia el centro donde se encuentra el punto de regreso y es allí donde el mismo camino nos conduce de nuevo hacia el exterior. Desde la antigüedad hasta hoy, el laberinto apenas ha cambiado lo esencial.

.
EL laberinto refleja las vivencias del alma, las luchas y las experiencias interiores que nos son comunes a todos
El laberinto es un espejo, sobre el difícil y complejo camino de la vida. Habla sobre verdades, de dificultades y de luchas, pero también simboliza la entrada, el centro y la nueva libertad una vez se vuelve al exterior.

El Laberinto es un símbolo, un signo de un lenguaje oculto. Aunque se trata de un enigma, un misterio, es posible

interpretarlo, se puede desvelar su secreto y dejar que nos hable.

Al unir el cuadrado y el círculo, el laberinto simboliza la totalidad del universo. La Tierra (Cuadrado) y el Cielo (Circulo), se funden en un solo signo.

Aquel que penetra en el laberinto, queda encerrado en él. No hay ninguna desviación posible y es impredecible. Lo que el camino le depara a uno es incierto: la lógica o lo absurdo,  todo o nada, el amor o el monstruo, y todo esto causa temor.

El camino dentro del laberinto es una senda de muerte, un recorrido por el más allá. El camino hacia la salida simboliza el renacer.
Por eso el laberinto es un símbolo de la muerte y, a la vez del renacimiento.

El laberinto ofrece una imagen de retorno ya que, tras un camino difícil e intrincado, uno se encuentra en un callejón sin salida. La única alternativa posible es volver sobre lo andado. La necesidad de regresar está muy presente. En este momento surge la conciencia de la liberación: librarse del miedo, de la muerte y del dolor.

Muchos de los que se adentran en un laberinto experimentan un “cambio espacial”. Al penetrar nos encontramos un espacio totalmente cerrado. La certeza de no tener que buscar el camino correcto porque solo hay uno posible hace que nos concentremos en el interior rápidamente.


En un laberinto, el camino a seguir provoca un ritmo que favorece el acto de centrarse en nuestro mundo interior. Del mismo modo, los giros del camino nos permiten dar vueltas sobre nuestro propio eje. Conduciéndonos a un estado de concentración muy difícil de conseguir.

El laberinto es un símbolo de la vida, un nuevo aliento y una invitación a ponerse en camino. Nos anima a seguir porque hay una meta: al final del camino se encuentra el centro.

El laberinto tiene dos caminos: el que va hacia el centro y el que parte de él y se dirige hacia el exterior.

El camino hacia el interior es más atractivo porque conduce hacia un objetivo.
 
El camino de salida es, en cambio, más tranquilo y humilde. Puesto que ya lo conocemos, puede parecer largo, incluso demasiado para algunos. Pero es necesario hacer este camino de regreso para hacer recapitulación de lo ocurrido.


El camino de salida es el de regreso a casa. Una vez que se ha completado la ventura, el viaje, se alcanza el conocimiento, sin embargo, ahora comienza lo realmente importante, asumir ese conocimiento y transformarlo en la experiencia de la sabiduría


El que sale a toda prisa del laberinto, con la creencia de que por haber alcanzado el centro su camino ha concluido, se pierde la parte más importante del camino. Pues el camino de salida nos conduce a un mejor conocimiento de nosotros mismos y por ende de lo que nos rodea.

 

 

 

 

 


by-nc-nd

Los contenidos de esta web están bajo una licencia Creative Commons si no se indica lo contrario

 

 

 


This site are copyrighted and specific property of Rhiannon Arte Celta 2010